Características

Una de las características principales del Sistema Emic es su modularidad. De esta manera, el sistema está formado por una serie de baterías interconectadas que permiten aportar la potencia requerida a la motricidad de un vehículo a motor, de acuerdo a sus necesidades y requerimientos.

En función de la configuración escogida para el vehículo y del número de cartuchos instalados, el sistema permite retirar las unidades descargadas para su recarga mientras el vehículo todavía es capaz de circular con la energía suministrada por las unidades restantes. El Sistema Emic permite evolucionar de un modelo en el que el vehículo estaba operativo si había energía disponible y dejaba de estarlo durante las operaciones de recarga a un modelo en el que siempre puede estar disponible para el usuario final, gestionando de una manera más inteligente, eficiente y flexible la recarga de las baterías que suministran la energía al motor. Simple y efectivo. 

 

La ventaja más importante de esta configuración radica en la portabilidad de las baterías. Utilizando la más avanzada tecnología de Litio-Ion, este sistema permite que sus cartuchos, conectados entre si por una tarjeta conectora, compensen su carga y entreguen de manera unificada al motor toda la energía requerida. Esta tecnología permite el desarrollo de baterías de alto rendimiento, tanto a nivel energético como a nivel de vida útil. El sistema es compacto y ligero, permitiendo fácilmente su portabilidad y con ello, la recarga del mismo en cualquier punto de la red eléctrica, ya sea una casa, una oficina, etc. 

El Valor Añadido del sistema radica en que cada unidad que lo compone se consume de manera independiente, pudiendo circular el vehículo con diferentes configuraciones, ya sean tres, dos o uno los cartuchos que forman el conjunto. 

Es además un Sistema Dual, permitiendo la recarga individual de los diferentes cartuchos o bien la recarga en bloque, conectando el vehículo a cualquier punto de recarga.